Comercio electrónico del futuro: Alimentación en el móvil

El comercio electrónico en España tiene su futuro en el móvil ya que casi la mitad de los españoles poseen un teléfono inteligente  para poder comprar en cualquier momento y en cualquier lugar;  la Fundación Telefónica prevé que sea éste  el futuro canal de venta.Comercio electrónico alimentación en el móvil comefruta

La empresa Comefruta es una de las empresas pioneras en ofrecer sus productos vía móvil con la comodidad y agilidad que proporciona a sus clientes esta forma de compra. Pero además utiliza todo el potencial de las redes sociales que van desde ofrecer fruta de primera calidad a través de su web www.comefruta.es hasta realizar fuertes campañas en  Facebook y Twitter  para potenciar el consumo de fruta entre sus usuarios. Su web ofrece no sólo fruta de excelente sabor y calidad sino diversas recetas y artículos para conocer los beneficios de la misma y poder sacar el máximo provecho de la compra.

Y es que no debemos olvidar que el sector de la alimentación, todavía infrautilizado por los usuarios de internet,  está en alza y actualmente empresas tan  importantes como el Corte Inglés en España y Amazon en EEUU están apostando por este sector y canal.

Diversos medios de comunicación han informado recientemente de que El Corte Inglés ha rediseñado la página de su supermercado on line para potenciar su área de alimentación dentro de “la política de precios bajos” del grupo.

Asimismo Amazone acaba de estrenar un portal de alimentación y productos frescos denominado Amazon Fresh, por lo que apuesta también por este sector en claro crecimiento.

Otras empresas que están abriéndose camino son Ulabox y Alice, con amplios catálogos de productos de infinidad de marcas.

Su evolución es lenta pero segura por lo que los emprendedores que ofrecen sus productos en la red tienen una buena perspectiva ya que el 27% de clientes españoles on line va en aumento, según el último informe del Mercado de las Telecomunicaciones, y  más teniendo presente que nuestro país está lejos de otros países europeos como Reino Unido o Noruega donde las cifras aumentan al 71 y 73%, respectivamente.