DOP Peras de Rincón de Soto

PeraRinconSoto2b

Características

Frutos de las especie Pyrus Communis L, procedentes de las variedades Blanquilla y Conferencia, de las categorías “Extra” y “I”, destinados a ser consumidos en fresco. La Pera producida en la Zona Geográfica Protegida es más grande, de forma más alargada, más dulce, algo más dura y con piel más verdosa que otras producidas en zonas limítrofes, adquiriendo mayor valor en el mercado, debiendo reunir en el momento de su recolección los siguientes parámetros diferenciales:

  • Dureza: valor comprendido entre 12 – 13,5 ib/cm2. Sólidos solubles: contenido en sólidos solubles es de 13-19 ° Brix.
  • Calibre mínimo: el calibre determinado por el diámetro máximo de la sección ecuatorial, será de 58 mm para Blanquilla y de 60 mm para Conferencia.
  • Russetting: natural sin el empleo de productos químicos abrasivos.
  • Pedúnculo: intacto entero, redondo y sin dañar, asegurando de este modo, que no se dañan al resto de los frutos.

 

Zona Geográfica

PeraSotoLa zona geográfica delimitada está compuesta por cuatro municipios de la comarca de Rioja Baja: Aldeanueva de Ebro, Alfaro Calahorra y Rincón de Soto, siendo este último el que da nombre a la Denominación. La zona de producción coincide con la de conservación, acondicionamiento y envasado.

 

Método de obtención

Las prácticas locales, específicas y genuinas de la zona son las que tradicionalmente se vienen realizando desde la antigüedad, relacionando las características peculiares de la “Pera de Rincón de Soto” con el medio geográfico y con el buen hacer, el celo y la pulcritud de los agricultores y fruteros de la zona, que sin duda son esenciales e inestimables para conformar esta tradición de calidad bien merecida.

El planteamiento elemental se fundamenta, en un correcto diseño de la plantación, basado en criterios adecuados y en el equilibrio y correcta aplicación de las técnicas de cultivo que se realizan. El aclareo y la poda se realizarán de forma manual. No se aportará riego durante la floración, ni en los momentos previos a la cosecha ya que daría lugar al agrietamiento de los frutos que depreciarían su valor, salvo en condiciones climatológicas adversas, previa autorización.

El fenómeno de la maduración es básico para la obtención no sólo de fruta de calidad sino también para una larga y perfecta conservación. Por ello, la elección del momento de recolección es vital y dicho momento será determinado por un técnico, en función del tamaño de los frutos, de su color, del color de las semillas, resistencia al arranque y dureza de la carne. La recolección siempre será manual y se realizará como mínimo en dos pasadas.

El arranque del fruto debe realizarse justo en la intersección del pedúnculo con la rama, cogiendo el fruto de la base y tirando de él hacia el cielo. De esta forma, el pedúnculo queda entero, redondeado y sin dañar, evitando a su vez que dañe al resto de frutos durante la manipulación y el almacenamiento de los mismos. Sólo se recolectará la pera libre de manchas o deformaciones que tengan un calibre mínimo de 58mm para pera blanquilla y un calibre mínimo de 60mm para pera de conferencia.

El transporte se realiza con rapidez (no transcurrirán más de 6 horas desde la recolección de la pera hasta que su entrega en almacén) y en buenas condiciones. Las centrales hortofrutícolas darán a los agricultores los palots de madera previamente desinfectados y recubiertos internamente con papel acolchado-ondulado y bien fijado a las paredes, donde deberán depositar las peras una vez recolectadas. Los agricultores se encargarán de trasladar los palots vacíos a la finca y de devolverlos una vez llenos y pesados, al almacén. Los palots llenos, una vez depositados en el almacén se marcan con el nombre del agricultor, la fecha y el número de la finca. Estos datos permanecerán en el palots durante todo el proceso de conservación hasta el envasado.

Tras una primera selección, se depositan las peras de nuevo en el palots para su posterior acondicionamiento y/o conservación. Todas estas operaciones se realizaran de forma manual, con sumo cuidado y delicadeza, evitando en todo momento el deterioro del producto. Todas las centrales hortofrutícolas dispondrán de sistemas que garanticen la descarga separada de las peras amparadas por la denominación del resto, evitando de este modo la mezcla de calidades durante su posterior manipulación, y de un lugar espacioso, fresco y bien ventilado, para que las peras recién llegadas bajen progresivamente su temperatura antes de introducirlas en cámaras.

Tras una adecuada conservación en cámaras de frío convencional o en cámaras de atmósfera controlada, se vuelven a pesar y de forma manual se procede al envasado de las peras. Para esto se cogen las peras una a una, rechazando las que presenten alguna anomalía tras la fase de conservación, y se depositan en el envase final de expedición según calibres. El envase es de una sola capa y provisto de un alveolado como elemento de fijación, evitando de este modo el deterioro de la pera por golpeteo o roce.

 

Vínculo

  • Histórico: como datos históricos que acreditan la importancia de la producción y comercialización de fruta en la zona, encontramos la fecha de 1.747 como la primera referencia a la pera blanquilla como “fruta exquisita” que ya se comía en la Corte Real de Felipe V y unos manuscritos del 1.752 en los que se pone de manifiesto que ya entonces se cultivaban y recolectaban peras en el Municipio Rincón de Soto. Alfaro en el Siglo XIX extendió sus inmejorables frutas y sus excepcionales peras blanquillas, por toda la nación y países extranjeros, empezando ya a tomar importancia las peras de Conferencia. Por otra parte, la calidad o características específicas de las “Peras de Rincón de Soto” se deben fundamental o exclusivamente al medio geográfico, con sus factores naturales y humanos, además de que la producción, acondicionamiento y envasado se realizan en la zona geográfica delimitada.
  • Natural: el emplazamiento del cultivo del peral en las terrazas bajas de los ríos Ebro, Cidacos y Alhama, es el ideal para el correcto desarrollo de peras de calidad excepcional, al ser zonas llanas, despejadas, sin obstáculos, bien ventiladas, profundas, húmedas, permeables, sanas, sin presencia de cal activa y limosas o silíceo arcillosas, asegurando de este modo, un elevado índice de irradiación que evita heladas por evaporación y la aparición de Russetting de forma natural, debido a las nieblas, sin necesidad de emplear productos químicos que quemen la superficie del fruto. No obstante, es la climatología de la zona geográfica protegida, la que influye claramente en que las “Peras de Rincón de Soto”, posean el color, aroma, el calibre, la acidez, consistencia de la pulpa y alto contenido en sólidos solubles exclusivos de la zona. Las temperaturas medias altas (21,0 ºC en el mes de Junio), sin contrastes marcados nocturnos y en ausencia de heladas primaverales, favorecen el crecimiento rápido de los frutos. Durante la maduración, el acortamiento de los días, el contraste nocturno de temperaturas, el elevado número de horas de sol y la elevada radiación solar, se convierten en la causa directa de que las “Peras de Rincón de Soto” posean un mayor contenido en sólidos solubles (13-19ºBrix) que en las zonas geográficas limítrofes, siendo el contenido en azúcar, la principal medida de calidad interna, ya que junto a la acidez condiciona el sabor. Por otro lado, el contraste entre las altas temperaturas diurnas del verano y las frescas temperaturas nocturnas en el periodo cercano a la recolección, determina la dureza y textura características, y las altas temperaturas producidas durante la maduración, provocan la emisión de sustancias volátiles; principalmente etileno y sus sustancias aromatizantes, contribuyendo al aroma propio de las “Peras de Rincón de Soto”. También las prácticas tradicionales y particulares de la zona constituyen un elemento del vínculo entre las características específicas de las “Peras de Rincón de Soto” y su medio geográfico. Así los aclareos y podas manuales, aseguran que la relación de frutos en el árbol sea la adecuada, aumentando su calibre y dulzura sin deteriorar la estructura y equilibrio. Del mismo modo, la forma de recolección manual, cogiendo el fruto de la base y tirando de el hacia el cielo, permite que el pedúnculo quede entero, redondeado y sin astillar, evitando que dañe al resto de frutos durante su posterior manipulación y almacenamiento.

 

 


Descubre otros productos nacionales de calidad diferenciada

Productos naturales, saludables y de calidad, con todo su sabor y vitaminas. Si algún producto no llega en buen estado, te devolvemos el dinero.
Fruta solidaria con el proyecto de Acción Contra el Hambre “Jardines de la Salud“.