Nutrición, actividad física y prevención de la obesidad (NAOS)

 

Existe un total consenso en la comunidad científica sobre el hecho de que la elección más importante que la población puede hacer para influir a medio y a largo plazo en su salud (aparte de otros factores como aumentar la actividad física y dejar de fumar) es la modificación de la dieta.

Está ampliamente demostrado que la alimentación y la salud caminan de la mano, y de hecho existen muchos estudios que afirman que enfermedades crónicas  (cardiovasculares, obesidad, diabetes mellitus, algunos tipos de cáncer, osteoporosis, etc.) pueden prevenirse con nuestro comportamiento alimentario.

En las últimas décadas, la población ha ido cambiando sus hábitos de vida haciéndose más sedentaria y más consumidora de grasas y proteínas en detrimento de los hidratos de carbono. Este cambio es especialmente preocupante en la población infantil debido a que sus hábitos actuales determinarán sus comportamientos futuros y en última instancia su salud. Según los datos aportados por el Ministerio, 1 de cada 2 adultos presentan exceso de peso y más del 45% de los niños de entre seis y nueve años sufren obesidad o sobrepeso.

Por ello el Gobierno ha promulgado la Ley 17/2011, de 5 de julio, de Seguridad Alimentaria y Nutrición, cuyo artículo 36  establece la “Estrategia de la nutrición, actividad física y prevención de la obesidad (NAOS)” para fomentar una alimentación saludable y promover la práctica de actividad física, con el fin de invertir la tendencia ascendente de la obesidad y, con ello, reducir sustancialmente la  mortalidad atribuible a las enfermedades asociadas a ella. La Estrategia se basa en el conocimiento científico existente y en las recomendaciones de los organismos internacionales.

Abarca todas las etapas de la vida de las personas, aunque prioriza las medidas dirigidas a la infancia, adolescencia y a las mujeres gestantes, y grupos socio-económicos más vulnerables.

Como complemento, el Gobierno concederá anualmente los Premios NAOS con el fin de reconocer aquellas iniciativas consideradas ejemplares y que mejor contribuyen a la consecución de los objetivos propuestos en la Estrategia NAOS.

Se crea el Observatorio de la Nutrición y de Estudio de la Obesidad, como sistema de información, que permita el análisis periódico de la situación nutricional de la población y la evolución de la obesidad en España y sus factores determinantes. Dicho Observatorio esta adscrito a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. El Observatorio estará presidido por Valentín Fuster, responsable del CNIC y director del Instituto Cardiovascular del Centro Médico Monte Sinai de Nueva York.

Las autoridades sanitarias facilitarán las condiciones y los recursos para que todo el personal sanitario de atención primaria y las oficinas de farmacia ofrezcan a los pacientes una información sencilla sobre hábitos alimentarios y de actividad física. Además, facilitarán recursos  para la detección precoz del sobrepeso, la obesidad y los trastornos de la conducta alimentaria, y desarrollarán los programas necesarios para lograr su prevención.

Las autoridades educativas competentes promoverán la enseñanza de la nutrición en las escuelas infantiles y centros escolares y promoverán el conocimiento de los beneficios que, para la salud, tienen la actividad física y el deporte y fomentará su práctica. Velarán para que las comidas sean variadas, equilibradas y estén adaptadas a las necesidades nutricionales de cada grupo de edad.

Las escuelas infantiles y los centros escolares serán espacios protegidos de la publicidad. Las campañas de promoción alimentaria, educación nutricional o promoción del deporte o actividad física en los centros así como el patrocinio de equipos y eventos deportivos en el ámbito académico deberán ser previamente autorizados por las autoridades educativas competentes, de acuerdo con los criterios establecidos por las autoridades sanitarias que tengan por objetivo promover hábitos nutricionales y deportivos saludables y prevenir la obesidad.

En  la publicidad o promoción directa o indirecta de alimentos quedará prohibida:

a) La aportación de testimonios de profesionales sanitarios o científicos, reales o ficticios, o de pacientes reales o supuestos, como medio de inducción al consumo, así como la sugerencia de un aval sanitario o científico.

b) La promoción del consumo de alimentos con el fin de sustituir el régimen de alimentación o nutrición comunes, especialmente en los casos de maternidad, lactancia, infancia o tercera edad.

c) La referencia a su uso en centros sanitarios o a su distribución a través de oficinas de farmacia.

Se establece también que las autoridades competentes promoverán la firma de acuerdos de co-regulación con los operadores económicos y los prestadores del servicio de comunicación comercial audiovisual, para el establecimiento de códigos de conducta, que regulen las comunicaciones comerciales de alimentos y bebidas, dirigidas a la población menor de quince años, con el fin de contribuir a prevenir la obesidad y promover hábitos saludables. Así en 2005 el Ministerio de Sanidad, la AESAN y la Federación Española  de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB) firmaron un primer Código de Autorregulación que establecía las reglas que rigen el desarrollo, ejecución y difusión de los mensajes publicitarios dirigidos a menores de 12 años, y el  26 de diciembre de 2012 el Ministerio de Sanidad y   AESAN han suscrito con FIAB, la Asociación para la Autorregulación de la Publicidad (Autocontrol), el sector de la distribución (ANGED, ASEDAS y ACES), la hostelería (FEHR) y la restauración (FEHRCAREM), el nuevo Código PAOS. Las TELEVISIONES también se adhirieron a él , con objeto de reforzar el cumplimiento del Código en la publicidad de alimentos y bebidas en televisión. Este nuevo Código se inserta en el marco de la Estrategia NAOS sobre nutrición, actividad física y prevención de la obesidad.