Frutas y verduras: De la gran superficie al comercio chino

En la larga cadena de intermediarios de la comercialización de frutas y verduras juega un papel fundamental el vendedor final que selecciona de mayoristas y asentadores la fruta para vender en su establecimiento.

En los últimos años se ha ido degradando aún mas la calidad de frutas y verduras que consumimos, como demuestra la percepción de los clientes en la encuesta sobre el sabor de las frutas de la Ocu. Esto es debido en gran medida a que los principales comercializadores, grandes superficies y tiendas de barrio, buscan precios más baratos.

Las grandes superficies obligadas por sus bajadas de márgenes y buscando productos gancho que atraigan a clientes.  En frutas y verduras no tienen problemas para fijar precios incluso por debajo de costes a diferencia de en otros productos con marca.

Los pequeños comercios cada vez están más en manos de personas de origen extranjero (chinos, paquistaníes, marroquíes, …) que ofrecen un horario comercial amplio y buen precio. El problema de estos nuevos comerciantes es que desconocen los productos, estaciones y mayoristas de los grandes mercas dónde compran e incluso en muchos casos el idioma. Esto hace que no sean los mejores compradores en un mercado complejo, con grandes variaciones en calidad y precio y que la calidad no se puede determinar por el aspecto del producto.

Las marcas de frutas tendrán que hacer un esfuerzo por controlar su imagen y producto ante el consumidor y hacer más campañas de publicidad y diferenciación de productos a consumidor final.

¿ Y qué pueden hacer los consumidores que busquen calidad ? Comprar en tiendas locales de confianza (muchas que aún subsisten con personal experimentado en compra de frutas y hortalizas) o comprar por internet.

También te puede interesar:

¿cómo elegir fruta con sabor?

Copia china de ComeFruta en Madrid

¿porqué es más barata la fruta en los comercios chinos?

 

  • También es interesante suministrar tomates y verduras de especialidad durante el invierno alemán, siempre y cuando se disponga de una logística y sistemas de refrigeración eficaces. Algunas frutas exóticas pueden encontrar un nicho de mercado. Con todo, podría resultar difícil y costoso entrar en el mercado si el consumidor alemán todavía no conoce los productos. En general, los consumidores alemanes no están abiertos a nuevos productos, como lo están los consumidores de los Países Bajos o del Reino Unido, por ejemplo. Cuesta mucho introducir productos desconocidos. Además, es muy importante cumplir con los requisitos de calidad, y producir las variedades requeridas cuando son necesarias.