¿Por qué las frutas son tan saludables?

Un consejo muy usual y muy popular es que el consumo de frutas es muy bueno y saludable, pero ¿tienes idea de por qué se dice esto? Las frutas son un alimento natural y delicioso, con beneficios que han sido estudiados y confirmados por la ciencia durante años. Son un genial aliado cuando se combaten enfermedades porque aportan una gran cantidad de vitaminas y nutrientes necesarios para nuestro cuerpo. Pero esto no es todo…

Por Nutrición Sin Más

 

Las frutas son un importante aporte nutricional para nuestro organismo. Tienen enormes cantidades de vitaminas, fibra, fitonutrientes y minerales antioxidantes. Existe una gran diversidad de frutas y cada una de ellas aporta beneficios sobre su composición.

En ciertas ocasiones, las frutas se han encontrado en el centro de polémicas por su alto contenido de azúcares, hasta el punto que algunas personas las han relacionado con enfermedades. La realidad es que las frutas tienen fructosa, pero en muy pequeñas cantidades. Asimismo, los efectos no deseados que la fructosa podría acarrear son muy pocos debido a la combinación de fibra y agua que la mayoría de las frutas poseen. La fibra hace más lento el proceso de digestión y masticación de las frutas, por este motivo al hígado le lleva más tiempo procesar la fructosa. Del mismo modo, la fibra tiene la propiedad de saciar, haciendo que las personas consuman menos calorías que provengan de otros alimentos.

 

Beneficios de las frutas

Los beneficios que te presentaremos a continuación se encuentran respaldados por investigaciones científicas que han confirmado que las frutas son un alimento totalmente saludable que no debería faltar en nuestra alimentación diaria.

  • Reduce la tensión arterial y mejora el control glucémico en personas con diabetes.
  • Reduce en 46% el riesgo de desarrollar diabetes en mujeres.
  • Reduce en 7% el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.
  • Reduce el riesgo de derrames cerebrales e infartos.
  • Reduce el colesterol.
  • Desacelera la absorción de carbohidratos.
  • Aumenta la saciedad.

 

Comer fruta para perder peso

Usualmente, las frutas tienen elevadas cantidades de agua y fibra, como también poseen una elevada resistencia a la masticación. Como ejemplo de esto, las manzanas y las naranjas han sido clasificadas como dos de los alimentos que mayor saciedad dan, usando el índice de saciedad. Esto quiere decir que comer una naranja o manzana sacia tu apetito de manera que tu estómago se sentirá lleno por mucho más tiempo y no tendrás la necesidad de continuar consumiendo alimentos, ¡ya que no sentirás hambre! Para poder comprobar la información expuesta, debemos señalar que existe un estudio en el que fue suministrada una dieta compuesta solo por frutos secos y frutas a varios individuos. Después de 6 meses, todas las personas habían perdido peso, especialmente aquellas personas que sufrían de sobrepeso.

 

¿Los zumos y las frutas secas también son saludables?

Respuesta corta: No.

Por una parte, es obvio que los zumos de frutas envasados que frecuentemente conseguimos en las tiendas no son sanos, ya que estos contienen grandes cantidades de azúcar y otros tipos de sustancia para agregarle más sabor. Pero tampoco son sanos los zumos de fruta 100% naturales: estos ya han perdido toda la fibra que caracteriza a las frutas, y por este motivo también pierden la resistencia a la masticación, ahora el azúcar se halla en una forma más líquida en colaboración con otros factores que influyen de manera negativa en la salud y colaboran con el aumento de peso.

Por otra parte, las frutas deshidratas o frutas secas también tienen una elevada cantidad de azúcar y son de muy fácil consumo y digestión, lo que hace que las personas la consuman más.

En relación con los batidos de frutas o smoothies, estos no son tan negativos como lo son los zumos de fruta pero tampoco serán mejores que consumir la fruta entera.

 

¿Existe algún caso en el que no sea recomendable comer fruta?

Si se padece intolerancia a la fructosa o se está bajo una dieta baja en carbohidratos (también denominada dieta cetogénica), debes evitar el consumo de fruta. La intolerancia a la fructosa puede causar distensión abdominal, diarrea y dolor de estómago. En el caso de las dietas bajas en carbohidratos, no es recomendable el consumo de frutas (dependiendo de las metas de cada persona y de la persona en sí) ya que esta contiene bastantes carbohidratos y podrían dificultar la cetosis, proceso responsabilizado de la pérdida de peso como consecuencia de estas dietas.

Si tu situación no se asemeja a ninguna de las descritas anteriormente, puedes consumir fruta de forma regular y abundante. Tu mente y tu cuerpo te lo agradecerán con creces.

Productos naturales, saludables y de calidad, con todo su sabor y vitaminas. Si algún producto no llega en buen estado, te devolvemos el dinero.
Fruta solidaria con el proyecto de Acción Contra el Hambre “Jardines de la Salud“.